Home > Bancario > El gran riesgo de los protocolos DeFi

El gran riesgo de los protocolos DeFi

El gran riesgo de los protocolos DeFi

El ecosistema criptográfico se encuentra en una constante evolución, principalmente desde el lado de las soluciones descentralizadas y los contratos inteligentes de Ethereum. Sin embargo, a pesar del auge actual, hay que tener en cuenta que esta descentralización no asegura que los proyectos sean viables y seguros. Esto se debe a la existencia de fraudes en los contratos inteligentes.

En la actualidad, gran parte de la evolución que está viviendo el ecosistema de las criptomonedas se encuentra encabezada por las finanzas descentralizadas nativas de aquellas redes con smart contracts, más conocidas como DeFi (finanzas descentralizadas).

Este tipo de plataformas de código abierto hacen que cualquier persona que disponga de unos conocimientos apropiados, pueda llegar a lanzar su propia iniciativa DeFi en una red como Ethereum. La gran ventaja es que no es necesario tener que pasar por trámites de la burocracia; no se necesita reclutar un gran equipo y tampoco se requiere la identificacióon de quién está detrás del proyecto.

En lo que va de año 2020, la cantidad de dinero en los protocolos DeFi creció en más de un 1000%, alcanzando los 7.840 millones de dólares desde los 690 millones. Esto es solo una pequeña muestra del gran potencial del código. Este lenguaje digital está al alcance de todo el mundo y puede marcar el camino de las criptomonedas en vistas al futuro.

Ethereum no garantiza la seguridad

Aunque para muchos DeFi es una oportunidad para hacer dinero y conseguir grandes beneficios con solo ingresar criptomonedas en un smart contract; la real es que aunque se encuentre basado en Ethereum, esto no quiere decir que sea completamente seguro.

Aunque se pueda pensar que la existencia de un contrato inteligente afianza la seguridad a un nivel por encima de las ICO por su tecnología y transparencia; la realidad es que prácticamente similar el enviar el dinero  a un smart contract que enviarlo a una billetera.

De esta forma, invertir en un smart contract que solo promocione ganancias y nada más, será lo mismo que colocar tu dinero en una ICO que tenga carácter fraudulenta. De esta forma, no significa nada que el contrato se encuentre en una red de Ethereum, un factor que se utiliza para que los usuarios tengan una mayor confianza. Sin embargo, lo que de verdad tiene valor es el código sobre el que se sustenta.

A pesar de que para algunas personas es sencillo identificar una estafa con este tipo de características, existe una mayor dificultad en los casos en los que se trata de un protocolo de código abierto.

Aunque el protocolo sea de código abierto, esto tampoco es una garantía de que sea seguro. Esto es debido a que los protocolos DeFi pueden ser manipulados con el objetivo de engañar a los inversores; haciendo que estos puedan llegar a caer por la «puerta trasera».

La «puerta trasera» significa que el código del smart contract cuenta con un apartado que ofrezca poder a los fondos que ingresen los usuarios a quién posee la llave del contrato. El dueño del mismo no necesita contar con este poder para el buen funcionamiento del protocolo, por lo que en esos casos es probable que se trate de una trampa.

Puede que te interese
La adopción masiva de DeFi aún tendrá que esperar
La adopción masiva de DeFi aún tendrá que esperar
¿Por qué Defi es tan popular en las criptomonedas?
¿Por qué Defi es tan popular en las criptomonedas?
¿Hay regulación DeFi en Europa?
¿Hay regulación DeFi en Europa?
Los riesgos regulatorios del sector DeFi
Los riesgos regulatorios del sector DeFi

Nos encanta leer las opiniones tanto positivas como negativas del artículo