Home > Bancario > El problema actual de las DeFi
El problema actual de las DeFi

Las finanzas descentralizadasDeFi, están pasando por un gran momento en el que están acaparando la mayor parte del protagonismo en el mundo criptográfico. Sin embargo, aunque prometen transparencia y ofrecen condiciones muy beneficiosas para los prestatarios; también lleva asociados algunos riesgos. Entre ellos se encuentra la posibilidad de que ocurra algo similar al boom de las ICO en el año 2017, cuando para muchos fue un fiasco tras tratar de aprovecharse para conseguir hacerse ricos sin responsabilidades.

En principio, las plataformas DeFi se encargan de la constitución de un sistema financiero alternativo al de la banca tradicional para llevar a cabo actividades diversas. Entre ellas se encuentran la posibilidad de ofrecer o recibir préstamos; cambio de divisas; realizar pagos…. Y todo ello se lleva a cabo de forma descentralizada, es decir, sin entidades bancarias, corredores ni terceros; los gobiernos tampoco intervienen y se eliminan los intermediarios. Solo existe un software que lo controla, de forma transparente y segura.

De esta manera, DeFi busca permitir que los prestatarios se encuentren en la posibilidad de tomar préstamos sin dificultades; no es necesario crear una cuenta bancaria ni tener que hacer frente a tediosos y numerosos trámites. Para quienes poseen criptomonedas, las finanzas descentralizadas ofrecen una gran oportunidad, ya que tienen la posibilidad de prestar sus servicios a otras personas y obtener importantes beneficios.

Los exchanges descentralizados habitualmente custodian los fondos y evitan la aparición de intermediarios. Así es como debería funcionar DeFi y probablemente sea a donde le lleve el camino con el paso del tiempo. Sin embargo, su situación actual difiere de esto.

DeFi en la actualidad

La descentralización de estas finanzas y plataformas se asocia a la falta de orden y reglas impuestas por parte de bancos tradicionales, organizaciones e incluso gobiernos. Todo se encuentra gestionado bajo una comunidad que aboga teóricamente por la transparencia.

Sin embargo, el gran problema con el que tienen que lidiar las DeFi actualmente es la posibilidad de que este tipo de finanzas se vea como una «anarquía». En un mundo en el que existe dinero de por medio, tratándose de ahorros y finanzas personales de los usuarios, hay quién anhela que exista cierto orden y normas.

Aquí es donde radica el principal problema de DeFi, que consiste en el incumplimiento de las regulaciones y los procedimientos contra el blanqueo de dinero. Es decir, el gran problema de las finanzas descentralizadas se encuentra en el alto riesgo de que haya blanqueo de capitales a través de grupos de liquidez.

El fraude puede estar a la orden del día con el concepto actual de las DeFi, razón por la cual es necesario que se tomen medidas oportunas para hacerles frente, principalmente por que podría suponer la pérdida de grandes cantidades de dinero.

Asimismo, a día de hoy hay riesgos relativos a la vulnerabilidad de los smart contracts (contratos inteligentes). Un pequeño error en ellos puede provocar que se bloqueen todos los activos e incluso que se pierdan fondos, estando así a merced de los ciberdelincuentes. Por lo tanto, DeFi aún debe evolucionar en términos de seguridad y control.

Nos encanta leer las opiniones tanto positivas como negativas del artículo