Home > Países > Australia > Bitcoin ya es moneda en Australia
Bitcoin Australia

El Senado australiano ha establecido que las divisas digitales (i.e. Bitcoin) han de tener es estatus jurídico de moneda a efectos fiscales (refiríendose al "Goods and Services Tax", un impuesto similar al IVA, aunque será tratado como activo a los efectos de calcular las ganancias patrimoniales en lo que a tributación directa se refiere). Tras esta medida, Bitcoin y el resto de criptodivisas pasarían a ser consideradas como cualquier otra moneda en circulación. Hasta ahora, la autoridades fiscales australianas (Australian Taxation Office o ATO) habían venido considerando a Bitcoin como un "activo intangible".

Esta medida ha tenido gran acogida para aquellos negocios relacionados con Bitcoin que operen en el referido país.

Poniéndonos en antecendentes, el pasado año, las autoridades fiscales australianas (Australian Taxation Office o ATO, por sus siglas en inglés) emitió unas directrices sobre el tratamiento fiscal de Bitcoin y otras divisas digitales). La ATO consideraba que Bitcoin es un activo (intangible) distinto de una divisa. Esto significaba que el intercambio de bitcoins por otras divisas o por bienes y servicios se encontraba sujeto a IVA (que en Australia se conoce como Goods and Services Tax, GST), sin poder disfrutar de exención alguna. La comunidad Bitcoin no estuvo muy conforme con esta decisión, ya que podría implicar efectos negativos en el desarrollo de las divisas digitales, provocando que las empresas Bitcoin se desplazasen a jurisdicciones más favorables (en las que sí que se aplique la exención).

Hace unos días, un Comité del Senado Australiano (Australian Senate Economics References Committee) preparó un informe que resumía su investigación sobre el impacto económico de las divisas digitales. El proposito del informe fue el de establecer un marco regulatorio y fiscal que promueva el crecimiento de la industria a la vez que asegure la protección de los consumidores y la estabilidad del sector financiero.

Dicho informe contiene una recomendación que supone un cambio de criterio sobre las directrices de la ATO, sugiriendo que las transacciones con divisas digitales deberían de tratarse de la misma forma que las transacciones con el resto de divisas a efectos de IVA (Goods and Services Tax). El Comité recomienda al gobierno que se modifique la definición de dinero en la normativa de dicho impuesto e incluya a las divisas digitales. El objetivo de esta reforma es el de evitar el gravamen de IVA sobre las transacciones con Bitcoin. El comité añade que se debería realizar un posterior estudio sobre si las criptodivisas deberían ser tratadas de la misma forma que las divisas extrangeras a efectos del impuesto sobre el beneficio (esta figura tributaria estaría incluída en España dentro del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o en el Impuesto sobre Sociedades dependiendo de si el sujeto pasivo es una persona física o una persona jurídica, respectivamente).

El informe del Comité parece seguir el criterio de la mayoría de los países sobre la tributación de las divisas digitales. Las transacciones con criptodivisas están exentas, por ejemplo en Finlandia, España o Suiza. Como ya comentamos en otro artículo, el mes pasado, la Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en una cuestión prejudicial planteada, recomendó al tribunal declarar exento el intercambio de Bitcoin por otras divisas, dado que Bitcoin cumple con el mismo proposito que el de las divisas de curso legal. La Abogado General consideró que las transacciones con Bitcoin pueden incluirse en la exención relativa a transacciones con divisas, billetes y monedas. Sin embargo, aún hay países (como Singapur, Estados Unidos o Noruega) que niegan a Bitcoin el estatus de divisa, considerándolo como un comodity. Va a resultar muy interesante ver si estos países dan un paso atrás, decantándose por aplicar la referida exención a las transacciones con Bitcoin.

Otra de las medidas tomadas por el Senado australiano ha sido la de proponer la creación de un organismo encargado de la supervisión del uso de las criptodivisas como profilaxis ante fraudes, blanqueo de capitales o financiación de terrorismo. Como puede observarse, no cabe duda de que la fiscalidad y la prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo se sitúan en en primer punto de la agenda de los diferentes estados a la hora de abordar Bitcoin.

La posición que han tomado algunos políticos australianos en relación con Bitcoin ha sido muy abierta. En este sentodo, Sam Dastyari, el presidente de la Cámara Alta del Comité de Referencias Económicas, planteó una consulta y propuso una investigación exhaustiva para prever que las regulaciones que se promulgasen en relación con criptodivisas fuese favorable, permitiendo crear una tierra fértil para el desarrollo de empresas Bitcoin.

En este sentido, Sam Dasyari dijo lo siguiente:
 
"Bitcoin es una tecnología excitante, y Australia tiene la oportunidad de convertirse en el lider de la misma a nivel mundial. Las divisas digitales pueden revolucionar muchos de las características de la industria de medios de pago, la forma en la que realizamos transacciones financieras o intercambiamos las divisas existentes".